JOSEP PIQUÉ CAPMS

“Las empresas del siglo XXI van a tener que ser globales y digitales, si no quieren desaparecer”

10 de junio de 2016.

El vicepresidente segundo y consejero delegado de la constructora OHL, Josep Piqué, ha asegurado en el “Foro Guadaliuris” que el mundo hoy vive “una nueva era” marcada por los conceptos de “globalización y digitalización” que están determinando la transformación actual, en especial del ámbito de la economía y la empresa.

Según ha expresado Piqué en la conferencia “Globalización y digitalización: los grandes retos del futuro y del presente”, esta transformación pasa por una necesaria adaptación a las nuevas tecnologías digitales por lo que considera que “quien no entienda y asuma los nuevos procesos de digitalización,
no va a poder competir y el mercado lo va a desplazar tarde o temprano”.

Para el vicepresidente segundo y consejero delegado de OHL “con la nueva revolución tecnológica hay que partir de una constatación que no es discutible: en este siglo se es digital o no se va a ser”.

En ese sentido, Piqué ha citado al escritor y columnista venezolano Moisés Naím que en su libro “El fin del poder” sentencia que “ahora el poder se puede conquistar con mucha más facilidad, es mucho más difícil retenerlo y mas fácil volverlo a perder”.

Además, Josep Piqué ha reflexionado en el Foro Guadaliuris –celebrado en colaboración con Thomson Reuters Aranzadi- sobre el fenómeno de la globalización desde la caída del muro de Berlín, cuando según ha indicado se pasó de “un viejo orden que era muy peligroso pero predecible a un desorden que no sabemos como va a reestructurar la correlación de fuerzas en el mundo” y en el que “Oriente Medio es una clara muestra del desorden y de nueva era que no se sabe cómo va a terminar”.

Piqué ha mostrado su convencimiento de que “la transformación digital está cambiando radicalmente de forma revolucionaria los hábitos de comportamiento de los agentes económicos y sociales trasladando el poder desde los oferentes a los demadantes y de ese modo se ha consolidado la soberanía del consumidor y del ciudadano en general”.

Por ello, ha añadido que “esta revolución está cambiando la concepción del poder tanto desde el punto de vista político, empresarial, ideológico y cultural”. “Hoy los ciudadanos y los clientes marcan las preferencias a través de las redes sociales y eso determina la aparición de nuevos fenómenos políticos y nuevos modos de relaciones de las empresas con sus mercados. La toma de decisiones se realiza a través de los imputs que reciben los políticos o las empresas por cualquiera de esos nuevos mecanismos digitales”, indica.

Por ello, el ex ministro ha expresado con seguridad que “el futuro económico y social de Estados Unidos y Europa y en general de la sociedad que hemos conocido va a estar marcado cada vez más por una desconexión del mundo con occidente a favor de países como China, Indonesia, o India y “ese desplazamiento del centro de gravedad ha venido para quedarse”.

En el ámbito de la empresa para Piqué la globalización marca un nuevo panorama geoestratégico y geopolítico para hacer una internacionalización sobre bases más sólidas. “La internacionalización no es una opción para la empresa, ha venido para quedarse y cualquier intención de centrarse en el mercado doméstico sería una tentación errónea”.